La decisión nuclear de Francia y su reflejo en “La Central” de Élisabeth Filhol

La decisión nuclear de Francia y su reflejo en "La Central" de Élisabeth Filhol

En la década de 1970, en respuesta a la crisis energética global desencadenada por el embargo petrolero de la Organización de Países Árabes Exportadores de Petróleo, Francia decidió invertir fuertemente en la energía nuclear. Este movimiento estratégico llevó a la construcción de una red extensa de reactores nucleares en todo el país. Hoy en día, cincuenta y seis reactores siguen en funcionamiento en dieciocho plantas nucleares, generando el 70 % de la electricidad del país. Esta industria, vital para el suministro energético nacional, emplea a alrededor de cuarenta mil personas. Sin embargo, estos trabajadores se enfrentan a condiciones laborales difíciles, caracterizadas por la exposición constante a la radiación y la precariedad laboral.

Élisabeth Filhol ha retratado la vida de estos trabajadores en su novela “La Central”, donde narra con detalle la precariedad y el constante temor que enfrentan diariamente.

Retrato de la vida en una central nuclear

Francia cuenta con una red extensa de reactores nucleares que suministran la mayor parte de su energía. Entre los empleados de esta industria se encuentra Yann, protagonista de la novela “La Central”. Yann es un trabajador temporal que realiza tareas de limpieza y mantenimiento en los reactores, con contratos que suelen durar de tres a cinco semanas. Su trabajo es riesgoso y precario, con estrictos controles de radiación. Aquellos que superan los límites permitidos son enviados a casa sin sueldo, enfrentando así una doble incertidumbre: la de la salud y la económica.

Los trabajadores nucleares en Francia llevan una vida nómada, viviendo en caravanas u hoteles, formando una comunidad unida por las circunstancias. Filhol ofrece una visión profunda y detallada de este mundo, sacando a la luz no solo la realidad social de estos trabajadores, sino también su singular modo de vida frente a un peligro constante e invisible.

Élisabeth Filhol y su exploración literaria

Élisabeth Filhol, nacida en Mende en 1965, estudió Gestión en la Universidad París-Dauphine y ha desempeñado roles como auditora, gestora de tesorería y analista financiera. Es autora de varias novelas, entre las que destacan “La Central” (ganadora del Prix France Culture-Télérama 2010), “Bois II” y “Doggerland”, las dos primeras publicadas por Anagrama.

En “La Central”, Filhol utiliza una prosa envolvente para ofrecer una descripción detallada y realista de las condiciones laborales en las centrales nucleares francesas. La novela no solo denuncia las dificultades y peligros que enfrentan los trabajadores, sino que también profundiza en su lucha diaria contra la precariedad y el miedo.

“La Central” es una obra que ilumina un aspecto poco conocido de la industria nuclear y ofrece una mirada íntima a la vida de quienes trabajan en un entorno tan peligroso.

Redacción

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore