Los miradores virtuales. Obra artística de Vidaña

Los miradores virtuales. Obra artística de Vidaña

Sobre la entrada de Mariola´s Bakery, en el Carrer Dels Set Cantons, 6, en el centro de Palma, se encuentra, en el primer piso, un mirador de arte con un trabajo artístico in-situ, término que en latín significa: en el sitio, allí directamente; y en este caso, es la obra de arte realizada específicamente para
el sitio, adaptándose a las condiciones del lugar. Es la obra del artista Lluís Vidaña, que nos sorprende y cuestiona a la vez. Son rostros iluminados por lo que observan en su propio móvil, con poco interés por el mundo real. Ahora el mirador pierde su función de mirador-ventana, ya no genera participación social
(para salir del aislamiento), se ha reemplazado por otra ventana hacia el mundo: la ventana virtual, pero ahora de una manera más absorbente.

Mirando con atención, se puede observar en las calles de Palma como ha cambiado con el tiempo, en la arquitectura, el concepto de balcón y mirador, que fueron elementos importantes para socializar, ver hacia afuera, también, para dejar entrar la brisa, para abrir el espacio. Los balcones pasaron de ser
amplios, a mínimos, y luego desaparecen. Los miradores de madera y mucho vidrio, que invitan a ver y a dejarse ver, se vuelven de cemento, luego, se reducen y posteriormente, son reemplazados por amplios vidrios polarizados, es la modernidad, nos dicen. Pierden significado, pierden función.

La comunicabilidad que potencializan los móviles puede permitir una interesante interacción social, pero también llevar a la pereza: no te llamo directamente, no te visito, te envió un audio o un mensaje, o un simpático Emoji (como una carita feliz), de pronto un GIF (un pastel con movimiento), para no reducir mi escaso tiempo. El móvil se vuelve un avatar de lo que yo soy, término que en la religión hindú es la encarnación terrestre de un dios y que en el campo digital es la representación gráfica de un usuario en un video juego, incluso un ícono de WhatsApp. En todo esto hace pensar la obra de Vidaña, un mirador con ventanas e imágenes que nos cuestionan, nos sirven de espejo y no son solo un efecto estético interesante.

¿Qué proyectamos?, ¿Qué somos?, ¿Cómo usamos la tecnología?, es decir, ¿Soy un mirador con ventanas que ya no se usan para observar hacia afuera y entrar en contacto, o soy un vidrio polarizado, que se aísla y proyecta una figura idealizada (una especie de avatar) que teme interactuar realmente? ¿En qué mundo estoy? ¿Cuál es la función del mirador? ¿Cuál es la función de entrar en contacto con el otro en términos reales? Es cierto que “una imagen vale más que mil palabras” porque puede comunicar más que una descripción verbal detallada, pero también puede quedarse en lo aparente. El ser humano es más complejo, pleno, interesante.

Vidaña afirma: “Ahora, con el móvil, tenemos una ventana con la lejanía, una conexión que nos acerca a personas y culturas de todo el mundo, y es también, una barrera con la proximidad, con el que tenemos más cerca”.

Puedes ver la obra directamente en Carrer Dels Set Cantons, 6, centre de Palma, o en la página de Facebook de el Mirador hasta el 28 de febrero de 2024.

Alejandra Cerquera

Alejandra Cerquera

Segueix el canal de UEP! Mallorca a Whatsapp
Últimas noticias
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore