• noviembre 26, 2021
  • Redacción
  • Música

La banda vizcaína presenta un disco de pop-rock elegante y melancólico e influencias folk

Lo bueno se hace esperar. Y así ha sido en el caso del álbum debut de Omago, Ningún ser, una colección de canciones compuestas a lo largo de tres años en los que la banda ha vivido una pandemia, como el resto, pero también momentos muy dulces. Se dice que el tiempo pone todo en su sitio y en el caso de los vizcaínos Omago, les ha puesto en el camino a su sonido propio. Un sonido que refleja su esencia, un pop elegante y melancólico que bebe del folk americano, a veces del indie-rock y que envuelve temas universales, como la muerte o la identidad, en paisajes sonoros de letras poéticas. Cada canción lleva la huella de lo vivido en este tiempo y así este disco refleja varios periodos.

Egiak, un track que evoca a Lana del Rey y que también ve la luz hoy con la publicación del álbum, es uno de los últimos temas que se han compuesto para el disco, ya post confinamiento, y quizá no por casualidad, habla del despertar, de encontrarse, “de cuando has sido de una manera y de repente te das cuenta de que todo lo que te han enseñado o tenías normalizado no es lo correcto”, cuenta la banda.

De Suerte, la primera canción que se compuso para el disco, en 2018, a Aro berri bat, la más reciente, hay una evolución, que sobre todo se puede apreciar en temas como Flores, quizá la canción que mejor encarna la esencia del disco; Ningún ser, que cuenta con la colaboración de Nacho Vegas, fan declarado de Omago; o Hitzik esan gabe, donde se aprecia una curva en el crecimiento de la banda. Omago experimenta en esta nueva fase con un sonido más digital, donde el teclado va tomando cada vez más relevancia. Miedo, sobre la fuerza y la vulnerabilidad en situaciones nuevas, la pegadiza y más rockera, Aquí y allí, Mi voz y la instrumental Guda hasi da completan un álbum a lo largo del cual se mantienen los arreglos cuidados y la acertada producción de Jon Aguirrezabalaga (WAS), desde sus El Tigre Studios.

Aitziber Omagogeaskoa (voz principal y guitarra acústica), Iñigo Larrazabal (guitarra eléctrica) y Oier Aldekoa (bajo y teclado) son los integrantes de Omago. Provienen de distintas formaciones, aunque han coincidido en proyectos anteriores como The Great Barrier. Su primer directo como banda fue tan contundente que les hizo ganar el concurso BBK Soinu Berriak en 2019, grabar su EP homónimo y entrar en el cartel de BIME LIVE. Tras haber actuado el pasado octubre en Bilbao BBK Live Udazkena, pronto habrá una nueva oportunidad de disfrutar de esta banda en directo el próximo 27 de noviembre en Kutxa Kultur, en Donostia, degustando cada tema de Ningún ser de la mano de una de las bandas con mayor proyección de su escena.

Redacción
Author: Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.