• noviembre 26, 2021
  • Redacción
  • Música

La banda de Matt Jones, Mike Thomas y Les Mun, THE HEPBURNS, siempre ha sido considerada una de las más exquisitas que surgieron durante la época del C86. Han pasado por sellos tan prestigiosos como Cherry Red o Radio Khartoum, y cuando lo han preferido, se han auto editado su material. Y sí, tienen muchos aspectos en común con THE BRILLIANT CORNERS, THE HIT PARADE o THE WEATHER PROPHETS, pero su elegancia en los arreglos y las armonías, su admiración por Burt Bacharach o por las bandas sonoras de Ennio Morricone y John Barry, dan un toque de deliciosa sofisticación a su sonido. Un sonido que queda rematado por los personajes que Matt incluye en las canciones, perdedores adorables embarrados en situaciones imposibles, entre el humor y la tragedia.

El caso es que en plena pandemia Matt conoció a Estella Rosa, cantante del dúo de jangle pop NAH y responsable del blog Fadewayradiate, a raíz de una entrevista. Pronto surgió la propuesta de hacer una canción conjunta. En apenas tres meses habían grabado un disco completo de 10 canciones. “Architecture Of The Ages” es hijo del confinamiento, e inevitablemente está presente en sus letras, pero Matt Jones lo sublima profundizando en los opuestos de éxtasis y flujo, movimiento y suspensión. Una manera de ver la vida a base de contrastes y contradicciones, con esos personajes tan cercanos y lejanos, resignados, asumiendo su amargo papel. En lo musical, el disco vuelve a ser un ejemplo de exquisitez compositiva, de dulzura infinita (¿posiblemente su disco más pop?, y esto es mucho decir…), de atino en los arreglos. Algo que empasta perfectamente con la voz de Estella Rosa.

“The Other Side Of Grey” es una prueba de como esta maravillosa colaboración puede hacer que la historia de una persona relamiéndose en su tragedia suene luminosa y festiva. Es difícil no acordarse de INNER DIALOGUE, THE FREE DESIGN o Karen Carpenter: delicadeza y melancolía, fragilidad y emoción apabullante, elegancia y preciosismo. Esa trompeta con la que empieza “Five Miles Of Line” y sus paparapas son pura magia. Ese solo que firmaría el propio Bacharach y esas melodías y armonías vocales que van directas al corazón. “On The Telephone” es soul blanco de una exquisitez mayúscula. Moderada en la letra, evoca la necesidad de contactar con alguien a través del teléfono, como cura ante un periodo de aislamiento. THE 5TH DIMENSION y THE MILLENNIUM. “Move To Wales” tiene un poder cinematográfico contundente, al que ya nos tienen acostumbrados, para reflejar con ironía y un cínico sarcasmo el placer de pertenecer a su propia tierra, Gales. Vamos, algo así como un ejercicio Berlanguiano en 3 minutos de pop ambiental, que recuerda a algunas de las mejores piezas de “Butch Cassidy And The Sundance Kid” (“Dos Hombres Y Un Destino” en España) a “The Knack… And How To Get It” o alguna banda sonora italiana de los 70. “Seagulls On A Frozen Lake” tiene algo de las melodías de BELLE & SEBASTIAN o HARPERS BIZARRE, pero esconde un profundo amargor, viendo el hielo desde la ventana, el mundo parado, inmóvil. Una vez más son capaces de construir la melodía más maravillosa para contar cosas de una profunda tristeza.

“Architecture Of The Ages” un disco que sin duda será de referencia en una discografía pródiga en grandes ejercicios de pop y lirismo. Con una gran justificación que la mueve, y la magia de las colaboraciones que le da forma y color. Una nueva prueba de que THE HEPBURNS son una banda necesaria para definir el pop de los últimos 30 años, y básica para disfrutarlo en toda su intensidad.

Redacción
Author: Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.